3 prácticas de mindfulness para comenzar el día

Imagen

“La meditación consiste en ofrecerte a ti mismo tu presencia genuina en cada momento. Es la capacidad de reconocer meridianamente que todo instante es un regalo de la vida, un regalo de la tierra y el cielo. En el zen, esto recibe el nombre de gozo de la meditación”. Tich Nhat Hanh

Cuando te despiertas, justo en ese momento, toma consciencia de que empieza un nuevo día. Que la vida te ofrece veinticuatro horas más para vivir, y que ese es un valioso regalo. Sonríe.

Puedes sostener la sonrisa en el rostro, incorporarte, sentarte, ponerte las zapatillas y caminar hacia el baño donde tienes una excelente oportunidad para cultivar mindfulness cada día con las siguientes prácticas:

  1. Lavarte la cara

Puedes conectar con una gran dosis de calma mientras te lavas la cara, te peinas o te duchas si sabes cómo proyectar la luz de la atención sobre cada una de las cosas que haces.

Por ejemplo, cuando abres el grifo, puedes disfrutar del contacto con el agua corriente que emana del grifo. Eso es la meditación. También tomas conciencia de lo afortunado que eres al disponer de agua corriente con tan solo accionar un mando.

El mindfulness es atención, es la capacidad de reconocer lo que está pasando en cada momento.

Abres el grifo y el agua fluye para ti. En muchos lugares carecen de suministro de agua. Abre el grifo lentamente, toma el agua entre las manos y te la llevas al rostro. Siente el agua en tus dedos, los ojos, las mejillas… habita el momento presente y disfruta de esas sensaciones que te despiertan.

Agradece el agua que llega a ti cada día.

Sé consciente de cada movimiento, no pienses en otras cosas. No te apresures en terminar y dedicarte a otra cosa.

  1. Lavarte los dientes

Vas a  dedicar uno o dos minutos a lavarte los dientes. No te apresures. Concentra toda tu atención en el cepillado. Cuentas con tiempo para cepillarte los dientes, para realizar el cepillado lentamente, centrándote en cada movimiento y las sensaciones físicas en ese momento.

Así pues, el reto consiste en cepillarte los dientes de modo que disfrutes de la tranquilidad y la felicidad durante el minuto o dos que dura la operación. Si puedes hacerlo, habrás tenido éxito; estarás meditando justo en ese instante.

  1. Meditar en la ducha

 Nada más entrar en la ducha, puedes comenzar centrarte en las sensaciones cuando tocas el agua, como la temperatura del agua, su textura…o la sensación al tocar la esponja, el jabón… Dejar que el chorro del agua caiga sobre tu cabeza unos minutos. Cerrar los ojos y sentir cómo se desliza el agua por toda la piel ; desde la cabeza, pasando por la cara, los brazos, la piernas, hasta llegar a los pies…Explorar, como si fuera la primera vez, las sensaciones táctiles al frotar cada parte de tu cuerpo. Abrirte, también, a los sonidos de las gotas de agua, o estimular tu olfato (oler primero el jabón que vas a aplicar).

Convierte la ducha en un momento especial del día, íntimo y placentero, un momento para ejercitar la atención consciente: tu momento.

Recuerda que cada día es un regalo. Una oportunidad para cultivar presencia en cada cosas que haces al iniciar el día y llevar esa actitud al resto de tu jornada.

Fuente: La paz está en tu interior, Tich Nhat Hanh

 

 

 

El Arte del silencio

Imagen

“El silencio es el gran tallador del espíritu”.

Esther Fernández

DSC_0557

Cuando permanecemos en silencio, poco a poco va posándose el ruido de los días y  va emergiendo nuestra verdadera esencia. Y así en la quietud, es como aprendemos a estar con ella en una actitud de paciencia y confianza.

Meditar cada día como una forma de purificación de nuestro mar interior, en busca de uno mismo, soltando el peso de los pensamientos y dejándonos simplemente ser y que se abra paso nuestra autenticidad.

 

www.mindfulnessartes.com

 

 

 

 

El Arte de entrar en contacto con toda la riqueza de la vida

Imagen

Cuando te libras de tu miedo de fracasar, de tus tensiones de triunfar, puedes ser tú mismo.

Siéntate tranquilamente y observa cómo funciona tu mente, de la que brota sin cesar un flujo de pensamientos, sensaciones y reacciones. Dedica largos ratos a observarlo todo ello del mismo modo en que contemplas un río o una película. No tardarás mucho tiempo en descubrir que es aún más interesante, vivificante y liberador. Después de todo, ¿acaso puedes afirmar que estás vivo si ni siquiera eres consciente de tus propios pensamientos y reacciones? Se dice que la vida inconsciente no merece ser vivida. Podría afirmarse que ni siquiera puede ser llamada “vida”, porque es una existencia mecánica, de “robot”; porque se parece más al sueño, a la falta de sentido, a la muerte… Y, sin embargo es esto lo que la gente llama “vida humana.

Así pues. mira, observa, examina, explora… y tu mente se hará viva, eliminará su “grasa” y se tornará perspicaz, despierta y activa. Los muros de tu prisión se desplomarán hasta que no quede piedra sobre piedra, y tú te verás agraciado con la visión nítida y sin obstáculos de las cosas tal como son, con la experiencia directa de la realidad.

cropped-img_9379.jpg

Una llamada al amor, Anthony de Mello

Visita nuestra web MIndfulnessartes

 

 

 

 

 

Dar la bienvenida a las emociones

Imagen

El arte de dar la bienvenida a todas las emociones y aceptarlas como mensajeras como ilustra este poema de Rumi:

La casa de los huéspedes

El ser humano es una casa de huéspedes.
Cada mañana un nuevo recién llegado.
Una alegría, una tristeza, una maldad
Cierta conciencia momentánea llega
Como un visitante inesperado.

¡Dales la bienvenida y recíbelos a todos!
Incluso si fueran una muchedumbre de lamentos,
Que vacían tu casa con violencia
Aún así, trata a cada huésped con honor
Puede estar creándote el espacio
Para un nuevo deleite

Al pensamiento oscuro, a la vergüenza, a la malicia,
Recíbelos en la puerta riendo
E invítalos a entrar
Sé agradecido con quien quiera que venga
Porque cada uno ha sido enviado
Como un guía del más allá.

Rumi, poeta Sufi del siglo XIII

El arte de cultivar buenos hábitos: cultivArte

Imagen

“La mente es un campo, en el cual cada tipo de semillas ha sido plantada. La calidad de nuestra vida, depende de la calidad de las semillas que hemos depositado en nuestra conciencia”- Thich Nhat Hanh.

Imagina que tu mente es como un jardín que sólo tú puedes cuidar. Pregúntate, ¿qué necesitarías para cuidarlo? ¿Qué semillas plantarías?

Lo primero que necesitas es entrenar la atención plena. Todos tenemos la capacidad de desarrollarla y conseguir una mente más feliz, pacífica y compasiva.

¿Con qué frecuencia prestas atención a tus pensamientos?

La observación es transformadora, con el tiempo cuanto más observas tu jardín interior más se enriquece. Piensa que un jardín que no observas se convierte en un jardín descuidado en el que, difícilmente, puedes sentir tranquilidad y armonía. La idea es utilizar la atención entrenada para desarrollar la percepción de tus procesos cognitivos y emocionales.

Los estudios científicos han confirmado que todos estamos integrados con un “sesgo de negatividad”, una función evolutiva que una vez fue necesaria para nuestra supervivencia. Esto significa que nuestros cerebros se construyen con una mayor sensibilidad a las noticias desagradables y una tendencia a incorporar las experiencias negativas con más fuerza que las positivas. Como dice el Dr. Rick Hanson, neuropsicólogo y autor de Hardwiring Happiness :

“El cerebro es como velcro para las experiencias negativas, pero un teflon para las positivas”.  

La buena noticia es que puedes romper este sesgo. Los estudios han demostrado que la atención plena puede ayudar a reconectar el cerebro y aumentar nuestra capacidad de felicidad y bienestar. Por suerte, puedes cultivar el optimismo y la atención es el arma más eficaz para ayudarte a darte cuenta de esta predisposición hacia lo negativo.

girl-1857703_1920

A menudo se dice que los estados de ansiedad y depresión provienen de nuestras formas de pensar: si estamos ansiosos, estamos pasando demasiado tiempo pensando en el futuro y si estamos deprimidos, estamos rumiando con demasiada frecuencia sobre el pasado. Si analizas el tiempo que pasas a lo largo del día en el pasado o el futuro puede sorprenderte. La atención plena, básicamente, es la práctica de estar completamente presente en cada momento con una actitud receptiva, curiosa y abierta hacia la experiencia que estás teniendo. Contemplas cada momento como un nuevo comienzo, una nueva oportunidad.

William James escribió en 1890: “La facultad de traer de vuelta deliberadamente la atención errante, una y otra vez, constituye el fundamento mismo del discernimiento, del carácter y la voluntad. Nadie es maestro de sí mismo si no la tiene. La educación que mejore esta facultad sería la educación por excelencia”.

Cuando la mente está en calma y con claridad, surge la felicidad porqué éste es su estado natural, un estado al que simplemente regresas, un estado natural que puedes encontrar en tu interior. En el siguiente post seguiré ilustrando cómo cultivar hábitos mentales útiles que te lleven a él.

 

Visita nuestra web: Mindfulnessartes