6 Momentos mindfulness para mejorar tu vida

Imagen

“Al despertarme esta mañana, sonrío.Veinticuatro nuevas horas me aguardan.Me comprometo a vivir plenamente cada instante y mirar a todos los seres con los ojos de la compasión”.Thich Nhat Hanh

 

Para vivir menos en la cabeza y aprender a habitar más tu cuerpo, puedes transformar actividades que haces automáticamente, con poca conciencia, e ir llenando de momentos de calma y bienestar tu vida.

Cualquier momento del día es bueno para meditar cuando aprendes a utilizar mindfulness como una herramienta que te ayuda a vivir con menos tensión, más control y abrirte a tu verdadero potencial. La meditación no se reduce a una postura ni a una serie de ejercicios mentales, sino que consiste en el cultivo de la atención plena y en la puesta en práctica de esa atención.

Puedes introducir momentos mindfulness en tu rutina diaria. Los siguientes seis momentos son un buen ejemplo:

Cuando te despiertas

Cuando te cepillas los dientes

Cuando te duchas

Cuando comes

Cuando caminas

Cuando haces ejercicio

Elige estar plenamente presente en cada uno de ellos, con concentración y plena consciencia en todo el  proceso. Si eres capaz de estar presente al realizar actividades diarias, si estás dispuesto a recordar que esos momentos pueden ser momentos de atención tranquila y alerta, además de ratos en los que haces las cosas que ‘han de hacerse’, puedes encontrar con que disfrutes más del proceso.

pretty-woman-1509956_1920.jpg

Es importante comprometerte con practicar hoy y volver a practicar mañana y pasado mañana, por muy apretada que esté tu agenda, alimentando tu práctica día a día para que se haga más profunda y se convierta en una especie de vía vital por la que deseas seguir.

 

 

Meditación de la uva pasa

Imagen

“La meditación te ayuda a tener control sobre tu propia vida, te enseña a cultivar las fuentes de felicidad, de ecuanimidad. Tanto en momentos buenos como en malos o neutros podemos disfrutar de una sensación de bienestar. Entendido así, creo que todo el mundo tiene que aprender a meditar”. Allan Wallace.

La meditación de la pasa es uno de los ejercicios más utilizados en los talleres de mindfulness mundialmente. Es muy sencillo y revelador. Una experiencia fascinante donde, generalmente, se advierte que si comiéramos siempre así nuestra relación con los alimentos sería más agradable y satisfactoria. Pasamos una buena parte de nuestra vida comiendo y , generalmente, tendemos a realizar este acto sin prestar atención, con el piloto automático o como un mero trámite para poder continuar con nuestras obligaciones.

Es un ejercicio que, además, contribuye a señalar que no hay nada especialmente raro o místico ni en meditar ni en estar atentos.

El ejercicio consiste en tomar una pasa (o, si no te gustan las pasas puedes escoger otra fruta como, por ejemplo, una mandarina) de la siguiente manera:

  • Pon la pasa en la palma de tu mano, obsérvala  unos momentos. Mírala con un sentido de curiosidad y asombro, como si ésta fuera la primera vez que has visto una pasa (de hecho, es probable que esta sea la primera vez que miras realmente una pasa o la fruta que hayas escogido). Siente su textura en la mano y fíjate en el amplio abanico de colores y tonalidades, en cómo incide la luz en sus pliegues.
  • Hazte consciente de cualquier pensamiento que pase por la  cabeza, de cualquier idea que pueda asaltarte sobre pasas o de comida en general.
  • A continuación la hueles durante un ratito.
  • Después, acércatela a los labios, siendo consiente del lento movimiento de la mano al acercar el alimento a la boca y de cómo salivas al anticiparse tu mente y tu cuerpo a la acción de comer.
  • Pon  la uva pasa en los labios, pásala por ellos, casi sin rozarlos, ¿cómo notas su piel en los labios?
  • Luego pon  la uva dentro de la boca, siéntela en la lengua. Después mastica muy despacio, experimentando realmente el acto de masticar una sola uva pasa, su sabor real.
  • Posteriormente, cuando te sientas preparado para ingerirla, presta atención al proceso, experimenta con plena conciencia el impulso de tragar, intenta sentir como pasa por la garganta y recorre el camino hacía el estómago.

La realidad es que, cuando empiezas a prestar atención de esta forma, tu relación con las cosas cambia. Puedes empezar a ver un orden y una vinculación entre las cosas que antes no eran visibles. Y hasta puedes pensar en su origen con una actitud de agradecimiento.

grapes-690230_1280

 

También te haces consciente de cómo emergen las formas usuales en que todos tendemos a ver las cosas de manera mecánica, sin tomar conciencia plena.

Cuando comes con atención estás en contacto con tu alimento porque tu mente no está distraída, no piensa en otras cosas, asiste a la comida. Cuando miras la pasa, la ves de verdad y cuando la masticas, sientes realmente su sabor.

Todo lo que requiere es prestar atención a tu experiencia en cada momento, lo que te conduce directamente a nuevas formas de ver y de estar e tu vida.

El presente es el único tiempo que tienes para percibir, aprender, actuar, cambiar, sanar…Por eso tiene tanto valor la conciencia de cada momento. Autoenseñarte practicando hará que tus experiencias sean más vívidas y tu vida más auténtica.

 

Te animo a que lo pruebes con la uva pasa o con cualquier otro alimento y de que lo lleves a tu día a día. Este pequeño ejercicio de ralentizar las cosas y de prestar especial atención a lo que estás haciendo, viene a ilustrar lo poderosos e incontrolables que son muchos de los impulsos cuando se trata de comida, y lo sencillo y satisfactorio que puede ser y que  puedes sentirte con más control cuando llevas la conciencia a lo que realmente haces mientras lo haces.