Quédate… simplemente quédate

Imagen

La instrucción esencial

 
La instrucción esencial es permanecer… quédate, simplemente quédate.

De esta manera, sentados meditando, aprendemos cómo cesar en los intentos de evadirnos de las situaciones difíciles y, en cambio, emplear nuestras aptitudes para encararlas con una disposición amigable y curiosa, relajándonos en esa sensación de pérdida de norte y de suelo que las situaciones conflictivas nos provocan. Es así como nuestra mente se ensancha. Es allí, en medio del caos, donde descubriremos el amor y la verdad.

¿Estamos experimentando inquietud? ¡Quédate! 
¿La mente no deja de rumiar? ¡Quédate! 
¿El miedo y el odio están fuera de control? ¡Quédate! 
¿Dolor en las rodillas y en la espalda? ¡Quédate!
¿Qué estoy haciendo aquí? ¡ Quédate! 
¿Qué hay para comer? ¡Quédate!
¿Qué estoy haciendo aquí? ¡Quédate!
No puedo soportar esto ni un minuto más… ¡Quédate!

De esta forma es como se cultiva la firmeza.

Pema Chodron

Respira

Imagen

Respira

En la exhalación,
tú estás presente.

Inhalando, es Ahora.
Exhalando, sigue siendo Ahora.

El ascenso necesita del descenso;
el descenso siempre sigue al ascenso.

Hay permanencia en el corazón mismo de la impermanencia.

Aprende de la respiración.
Deja que te recuerde
cómo confiar.

Jeff Foster