El arte de amar

Imagen

“El amor es la preocupación activa por la vida y crecimiento de lo que amamos. Cuando falta tal preocupación activa no hay amor…”

“El amor del hombre es una fuerza activa que derriba los muros por los que el hombre está separado de sus prójimos, y que los une con los otros. El amor le permite superar el sentimiento de aislamiento y separación, pero le permite también permanecer fiel a sí mismo y conservar su integridad, su ser-así. En el amor se da la paradoja de que dos seres llegan a ser uno y, sin embargo, siguen siendo dos… El amor es una actividad, y no un afecto pasivo. Se puede describir, de una forma muy general, con la afirmación de que el amor es, sobre todo, un dar y no un recibir.”

“Respetar significa preocuparse por que la otra persona crezca y se desarrolle tal cual como es. De ese modo, el respeto implica la ausencia de explotación. Quiero que la persona amada crezca y se desarrolle por sí misma, en la forma que le es propia, y no para servirme. Si amo a la otra persona, me siento uno con ella, pero con ella tal cual es, no como yo necesito que sea, como un objeto para mi uso. Es ovbio que el respeto sólo es posible si yo he alcanzado independencia; si puedo caminar sin muletas, si tener que dominar ni explotar a nadie. El respeto sólo existe sobre la base de la libertad: “l’amour est l’enfant de la liberté”, dice una vieja canción francesa; el amor es hijo de la libertad, nunca de la dominación.”

Erich Fromm, El arte de amar

Visita nuestra web