Aprecia la vida

La magia de los niños es tremenda.

Quiero empezar este post mencionando a los más pequeños por una simple razón: disfrutan el momento presente.

Observan cosas que nosotros no percibimos porque estamos sumergidos en un mar de ruido intenso que no parece llegar a la calma.

¿Y sabes qué? Mientras nosotros intentamos vivir el momento presente haciendo esto o aquello, ellos lo hacen sin más, sin quererlo, sin trabajarlo.

Es fabuloso, ahora mismo tengo muchísimos recuerdos de cuando era pequeño…

Por ejemplo, dar un paseo no es lo mismo siendo adulto que siendo niño.

-Adulto: “vaya asco de día, está todo nublado, no quiero encontrarme con nadie. Nada más que ruidos de pájaros, perros ladrando, coches.”.

-Niño: “que nubes más bonitas, ojalá que llueva para saltar en los charcos. Espero encontrarme a mis amigos cuando llegue al parque. ¡Mira! Un perro ladrando, es maravilloso. Y un pájaro moviendo sus alas. ¡Oh! ¿Viste ese coche? Como sonaba”.

Mientras nosotros nos enfadamos con algo que nos molesta, ellos lo disfrutan, lo ven de diferente manera.

Pequeñas tonterías que en vez de quejarnos, podemos agradecer y saborear.

Cuando empieces a darte cuenta, verás cosas que antes no podía por esa gran venda que tapa tus ojos.

Te fijarás en el lunar de aquel compañero de trabajo que antes no habías visto, encontrarás un gnomo de piedra en el jardín de tu vecino, y mira que has pasado veces por ahí.

En definitiva, empezarás a ser más consciente, empezarás a estar agradecido por cada instante, por cada momento.

Y es que a veces me gustaría volver a ser niño.

Porque los niños no se preocupan de enviar ese correo electrónico a tiempo, no cuentan los pasos que dan durante el día, no cuentan calorías, no quieren cuatro pares de zapatillas, no se preocupan de su peinado… y así una larga lista.

Piensa que tú tienes un millón de preocupaciones y la mayoría son innecesarias.

Nuevas oportunidades

El tiempo pasa, no quiero entrar en debates sobre si es real o no.

Lo viejo se convierte en nuevo, y lo nuevo en viejo.

Existen múltiples oportunidades.

sylwia-bartyzel-114124

Cada etapa, cada paso del tiempo, es una oportunidad que puedes aprovechar para amar, agradecer, vivir de manera sencilla, tranquila, en paz…

Una nueva oportunidad para ser más amable contigo mismo y entender que lo más simple puede ser perfecto, increíble.

Que las cosas por las que nos quejamos no son nada, superfluas, sin sentido.

Es la vida.

Y la vida hay que disfrutarla, entenderla, abrazarla en todos sus aspectos posibles.

No todo es positivismo, pero tampoco victimismo.

No hay que quedarse con nada, hay que maravillarse con todo.

Sin distinción entre malo y bueno, simplemente… vida.

 

Vivir el momento, valorar la vida, agradecer y sonreír

Asómbrate.

Quédate con los ojos abiertos cada vez que veas algo nuevo.

Básicamente siempre estamos viendo algo nuevo, pero no nos damos cuenta de ello porque no “vemos” realmente.

Incluso a veces es bueno echar la mirada atrás y recordar cosas que pueden servirnos en el ahora.

Lo malo es que muchas personas se quedan atrás porque se sienten seguras, porque encuentran un consuelo en el pasado, y se pierden todo lo que hay en este instante.

Agradece todo lo que pasó y está pasando, y quizá lo que pasará.

El agradecimiento es algo bello y honesto que permite apreciar la vida de una manera elegante y auténtica.

Así que sí, asómbrate.

anthony-delanoix-222456.jpg

Agradece todo lo que está a tu alrededor, exprime esta emoción al máximo.

Saboréalo, siéntelo, aprecia el lujo de vivir.

Porque si existe algo realmente lujoso es la vida, no lo material ni lo que pretende venderte esta sociedad aparentemente consumista.

La vida es un lujo que todos tenemos pero pocos los que la amamos.

Y aunque creas que estás en un momento difícil, siempre puedes ver y hacer aquello que te haga sentir único.

No te centres en el dolor, no te culpes ni te castigues.

No pienses qué pasará, qué debes hacer.

Entiéndelo, haz que forme parte de ti, pero encuentra el modo de seguir disfrutando ahora mismo.

Seguro que hay espacio, por pequeño que sea, para seguir sonriendo.

Espacio para mantener el corazón firme, para fortalecerse, para curarse, para seguir amando y agradeciendo.

Tienes un gran espíritu, una gran tenacidad… busca en tu interior y encuentra tu mejor aliado, ese que no se da por vencido jamás.

Tienes oportunidades, siempre.

Aprovéchalas, o déjalas escapar, pero vive.

 

— BIO AUTOR —

IMG_4696

Autor del blog Ventura Sensitiva, pretendo inspirar de manera sencilla y hacer reflexionar sobre nuestro estilo de vida actual. Siento que soy un espíritu rebelde, que intenta descubrir otros caminos para encontrar la auténtica felicidad y disfrutar del momento presente. Puedes seguirme en Twitter y Facebook.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s