El arte de perdonar: perdonArte

“Olvida y perdona. No es difícil si se entiende. Significa perdonar inconveniencias, y perdonarte por olvidar. Con mucha práctica y determinación, resultará mas sencillo.” Mark Twain 

En la vida suceden situaciones en las nos equivocamos o cometemos errores. A veces estas situaciones se quedan atrapadas en nuestro interior, limitándonos y creándonos más sufrimiento. Un camino para evitar este bloqueo  es el perdón, pero no es fácil. Sobretodo cuando el perdón va dirigido a uno mismo. Mindfulness puede ayudarte a cultivar un tipo particular de atención y conciencia, y a convertirte en observador de lo que está ocurriendo en tu mente para perdonar y vivir el presente con más plenitud.

El perdón presenta múltiples beneficios que han sido demostrados por numerosas investigaciones científicas como el alivio del estrés, dormir y vivir con tranquilidad, afrontar mejor los conflictos, mejorar la autoestima, el bienestar psicológico y la salud física entre otros.

Si no te perdonas, una parte de tu energía interior queda atrapada en el resentimiento, el dolor, el sufrimiento…en una espiral de culpa y pensamientos entorno a poder haberlo hecho mejor. Esta parte vital bloqueada te limita y te hace que te resulte más difícil avanzar.

Si decides perdonarte, no significa que estés de acuerdo con lo que pasó, implica liberarte del pasado y de pensamientos limitantes, lo cual te permite centrarte en lo que te importa, desarrollar tu potencial y crecer.

Cuando aprendes a perdonar, liberas esa energía de pensamientos y sentimientos tristes, sientes más ligereza y libertad y puedes centrarte en la vida que deseas en lugar de limitarte o crearte más sufrimiento.

achieve-1822503_1920

 

Para lograr perdonar puedes ejercitar tu mente conscientemente a través de la atención plena, de modo que destejas esos nudos que te atrapan generándote más sufrimiento y dolor. El perdón, en definitiva, es un acto de liberación personal.

“Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón.” —Jorge Luis Borges

Pero ¿Cómo te perdonas a ti mismo?

Requiere un paso previo: tomar conciencia. Si eres consciente de que te sientes molesto con tu forma de hacer las cosas y no te gusta tu comportamiento, debes reflexionar sobre el origen de este malestar; si quizá te habías puesto unas expectativas vitales demasiado altas, o has traicionado tus valores…

Según el experto en perdón Fred Luskin, existen tres condiciones previas para perdonar: saber lo que se siente, saber qué fue lo que salió mal y compartir la experiencia con un par de personas de confianza. Condiciones que están incluidas en el siguiente método que propone para perdonar y que puedes aplicar:

  1. Reconocer los sentimientos y enfrentarlos de manera abierta. Darte cuenta de cómo te sientes acerca de lo que pasó y ser capaz de reconocer qué es lo que no te está permitiendo sentirte bien. Puede resultarte efectivo compartir la historia y los sentimientos dolorosos con otras personas.
  2. Comprometerte contigo mismo y hacer lo necesario para sentirte mejor. El perdón es para el que perdona, para nadie más.
  3. Perdonar no significa necesariamente reconciliarse con la persona que provocó el daño, o que apruebes sus acciones. Lo importante es recuperar la paz.
  4. Obtener la perspectiva correcta de lo que está sucediendo. Reconocer que la mayor dificultad proviene de los sentimientos heridos, pensamientos y malestar físico que estás sufriendo ahora, no por que sucedió.
  5. En el momento en que sientas malestar por la experiencia dolorosa que viviste, practicar alguna técnica de manejo del estrés para calmarte y reducir la respuesta de lucha.
  1. Aceptar que la vida no es justa. Renunciar a esperar cosas de otras personas, o de la vida misma. Reconocer que a todos también nos pasan cosas malas. La misión de cada quién no es ajustar la balanza ni castigar a nadie, incluyéndose a uno mismo, sino aprender a gozar de la vida, entablar relaciones sanas, ayudar a los demás y ser feliz.
  2. Poner tu energía en buscar otra manera de conseguir tus metas positivas a través del aprendizaje adquirido a través de la experiencia de la que saliste lastimado. En lugar de reproducir mentalmente el dolor buscar nuevas posibilidades de conseguir lo que deseas.
  3. En lugar de centrarte en los sentimientos heridos, y que confieren a la persona que te causó el dolor, aprender a buscar el amor, la belleza y bondad a tu alrededor.
  4. Corregir tu historia de rencor para recordarte tu valiente elección de perdonar.

 

Fuentes:

Perdonar es sanar, Fred Luskin

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s